Una reflexión para una vuelta a la oficina segura